El Bathco da un golpe de autoridad

25 de abril, 2016 · Actualidad

En un partido muy trabado, los cántabros solo concedieron un ensayo a los madrileños, a los que ya aventajan en cinco puntos en la tabla.


Los verdes, en una lección de defensa, vencen al Cisneros y amarran casi de forma definitiva la tercera plaza.

Juan Pablo Guido lleva el oval, junto a Bernardo Vázquez (izquierda) y Joe Hutchinson, mientras aguanta el placaje de Francisco Blanco, del Cisneros. / L. Fierro

 

Marco García Vidart.- Santander. Tercero. Salvo una hecatombe de proporciones bíblicas, el Bathco ocupará ese puesto al final de la liga regular. El que permite jugar los cuartos de final por el título en casa y ante el sexto clasificado. En teoría, el cruce más asequible. El Bathco se ganó ayer casi el 100% de ese billete a la tercera plaza con una soberbia lección de defensa en el Central de la Complutense de Madrid. Los 'verdes' derrotaron por 16 a 24 al Cisneros en un encuentro de alto voltaje, con los dos equipos separados por apenas un punto y con esa tercera plaza en juego. Salvo derrota del Bathco en casa el próximo fin de semana ante el Gernika, más otras combinaciones de resultados, los santanderinos serán los primeros del resto, tras el Quesos -ya primero matemáticamente- y El Salvador.

Nada hacía presagiar el partido que se vivió ayer en el Central. Cisneros y Bathco se caracterizan por su buen rugby de ataque. Pero desde el inicio se vio por dónde iba a ir todo el encuentro. Un partido farragoso, interrumpido por mil faltas. La lluvia que caía a ratos y el campo, blando a más no poder, no ayudaban en nada. Y eso que al Bathco se le puso de cara nada más comenzar. Juan Diego Zabalegui, ayer el encargado de patear a palos, pasaba un golpe de castigo apenas en el minuto dos. Era el 0-3.

Al poco, comenzó el calvario de la tarde. El Bathco introducía el balón en la primera melé que pitaba Fernando Raposo en el partido. Falta del Cisneros. Y dos minutos después, vuelta a lo mismo. El señor, que ya avisaba de que no quería más protestas, saldó la falta del 'Colegio' con un golpe de castigo que pasó Zabalegui para el 0-6 en el minuto 8.

El juego era, como se dice en el argot ciclista, 'pestoso'. El rugby a la mano y las grandes carreras brillaban por su ausencia. Para colmo de males, a esas dos melés con faltas colegiales le sucedieron otras dos con infracción de los 'verdes'. Entre medias, Ignacio Martínez pasaba un golpe de castigo para los madrileños que significaba el 3-6.

El rosario de infracciones iba colmando la paciencia del señor Raposo. Así, en el minuto 19, Matías Sánchez veía la amarilla por una irregularidad en un maul muy cerca de la línea de ensayo visitante. La ocasión la aprovechó y de qué manera el 'Colegio'. La quinta melé de la tarde, un poco menos irregular que las demás, la ganó el Cisneros para, dos fases después, ensayar por medio de Hogg. Martínez transformó para poner por delante a los suyos por 10-6.

El Bathco sacó el coraje al mismo tiempo que sacaba del centro del campo. Tras provocar una touche en la 22 local, De Juan enganchó el oval en el aire. Y al revolverse en el suelo, se encontró con una defensa madrileña más estática que estatuas de mármol. El cordobés avanzó sin oposición hasta la zona de ensayo del Cisneros. Con la transformación de Zabalegui, el Bathco restablecía su ventaja. 10-13 y jugando con uno menos.

Los ensayos de ambos conjuntos no sirvieron para encarrilar de otra forma el encuentro. Las interrupciones en forma de faltas amenazaban con dejar casi sin aire a Raposo de tanto pitar «Que se callen la boca y jueguen al rugby», dijo el señor en una melé. En el minuto 27, Hutchinson veía otra amarilla por reiteración de faltas y los 'verdes' se quedaban por unos minutos con 13. Martínez, con un golpe de castigo, ponía el 13-13 con el que se llegó al descanso.

Más centrado

El paso por los vestuarios serenó a los 'verdes'. El descanso y el grito del capitán Javier de Juan en el primer minuto de la reanudación. Otra jugada que provocó protestas hizo que el cordobés gritase a los suyos: «Al que vuelva a hablar lo saco yo del campo». Pronto se vio que el Bathco estaba mejor plantado y más tranquilo que su rival. Y sobre todo perfecto en defensa. Zabalegui transformó un golpe de castigo para poner a los suyos en ventaja (13-16) en el minuto 45.

Tres minutos más tarde llegó la que en la práctica sería la sentencia del choque. El sudafricano Mike Botha -que hizo un grandísimo partido- agarró el oval en medio campo y en un alarde de potencia se fue de varios defensores. En la 22 pasó el balón a Schab, que aguantó varias tarascadas para lograr el segundo ensayo de la tarde, que esta vez no transformó Zabalegui.

Con los dos equipos más mentalizados de hacer funcionar las melés, el Bathco las dominaba casi sin excepción. Y la defensa santanderina seguía sin conceder ni una sola carrera a los madrileños. Rebecchini acercó al 'Colegio' a menos de un ensayo con un golpe de castigo (16-21) en el minuto 26. Pero de nuevo Zabalegui, ayer segurísimo en las patadas, volvió a distanciar a los 'verdes' con otro golpe de castigo para el 16-24 final y lograr una victoria que puede valer una tercera plaza en la liga.

 

Fuente: El Diario Montañés